Ayuntamiento de Pamplona y Gobierno de Navarra colaboran en el desarrollo del Programa de Transición para personas solicitantes de protección internacional o acogida humanitaria  

El programa se desarrollará en el chalé de Caparroso, edificio de titularidad municipal, que el Ayuntamiento arrendará al Gobierno de Navarra

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y el consejero de Políticas Migratorias y Justicia, Eduardo Santos, han firmado esta mañana un convenio de colaboración para el desarrollo del Programa de Transición para personas solicitantes de protección internacional o del programa de Acogida Humanitaria. El convenio establece el arrendamiento del chalé de Caparroso como centro de acogida del programa durante los próximos cuatro años.



El Ayuntamiento de Pamplona es propietario del chalé de Caparroso, un inmueble situado en el camino del Molino Caparroso nº 4 bajo. Tiene capacidad para 17 plazas repartidas en 5 habitaciones dobles, 2 habitaciones triples y 1 habitación individual, pudiéndose hacer uso puntual de más plazas en función de la composición de las unidades convivenciales. El Programa de Transición que desarrolla el Departamento de Políticas Migratorias y Justicia del Gobierno de Navarra se gestiona actualmente a través de la Comisión de Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). El convenio recoge un canon anual de 3.300 euros por el arrendamiento.

El chalé de Caparroso podrá acoger a personas y familias migrantes que hayan sido solicitantes o beneficiarias de protección internacional y que se han visto obligadas a abandonar el Programa de Acogida para personas solicitantes de Protección Internacional y el Programa de Ayuda Humanitaria financiados por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, bien por haber sido denegada su solicitud, bien por haber finalizado la estancia, quedando en situación de vulnerabilidad y exclusión social. Esas familias que no cumplen los requisitos necesarios para acceder al programa de primera acogida, no pueden encuadrarse en ningún marco de protección y, en caso de tener menores a su cargo, hace que la situación sea de máxima vulnerabilidad si no disponen de un recurso habitacional, pudiendo generarse incluso factores de desprotección.



En caso de disponer de plazas libres, se podrá derivar a este recurso a personas y familias en situación de vulnerabilidad que hayan seguido un itinerario con Cruz Roja y CEAR dentro del Programa de Acogida Humanitaria y, en situaciones excepcionales, a personas solicitantes de protección internacional en situación de extrema vulnerabilidad que no hayan seguido un itinerario con ninguna de esas entidades, con especial atención a las derivadas desde el Ayuntamiento de Pamplona. El acceso al programa de manera excepcional se hará previa valoración por una Comisión formada por CEAR y por la Dirección General de Políticas Migratorias y deberá contar con la aprobación de la Dirección.

Comentar noticia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.