‘El terror a portada. 60 años de terrorismo en España’: una exposición en Condestable acompaña a las víctimas y a sus familias en los atentados y sus consecuencias

Prensa, objetos personales y fotografías acercan hasta el espectador lo sucedido entre 1960 y 2019 en todo el país, con especial referencia a Navarra

El Palacio del Condestable acoge desde esta mañana la muestra ‘El terror a portada. 60 años de terrorismo en España’, una exposición de portadas periodísticas, viñetas, fotografías y objetos sobre el terrorismo en España entre los años 1960 y 2019. Producida por la Fundación Víctimas del Terrorismo y la Fundación Centro Memorial Víctimas del Terrorismo, la muestra tiene un capítulo especial dedicado a Navarra y, quiere ser un recorrido realizado desde la mirada de las víctimas y sus familias, un camino en el que el espectador les acompaña desde antes del atentado, hasta años después del asesinato y en la repercusión sostenida de sus consecuencias.

Esta mañana han presentado la exposición el alcalde de Pamplona, Enrique Maya y la presidenta de la Comunidad Foral, María Chivite, acompañados por Tomás Caballero, presidente de la Fundación Víctimas del Terrorismo y Florencio Dominguez, presidente de la Fundación Centro Memorial Víctimas del Terrorismo. La muestra quiere acercar las vivencias de las víctimas a toda la sociedad y, muy especialmente, a esa franja de edad joven que no tiene en el recuerdo la violencia que sacudió el país desde los años 60 y que suma más de 1.300 víctimas mortales desde entonces. La presentación ha comenzado con un minuto de silencio en memoria del reportero navarro David Beriáin y el cámara vasco Roberto Fraile, recientemente asesinados en Burkina Faso, mientras realizaban su labor informativa.

La muestra ‘El terror a portada. 60 años de terrorismo en España’ tiene carácter itinerante y se podrá visitar en Pamplona hasta el 6 de junio en horario de lunes a viernes de 8 a 22 horas; sábados y domingos de 9 a 14 horas y de 17 a 22 horas y se encuentra ubicada patio y zaguán del Palacio del Condestable (calle Mayor, 2).




Conocer los hechos a través de las crónicas

En el acto de apertura han estado también presentes María Jiménez, comisaria de la exposición, Jesús Uranga, consejero del Diario de Navarra e Ignacio de Ybarra, presidente del Grupo Vocento. Y es que el lenguaje museográfico de la exposición hace hincapié en la prensa como hilo narrativo, poniendo en valor la profesión como testigo de la historia y a veces, como diana de las agresiones terroristas.

A lo largo de 30 módulos exentos se rescatan portadas y viñetas de medios de comunicación de Vocento y, en representación de la Comunidad Foral, páginas de Diario de Navarra, reproducciones que servirán para hacerse cargo de lo sucedido y, a la vez, ir viendo la evolución de la profesión periodística y la sociedad en relación a la violencia terrorista.

La propia libertad de expresión fue objeto de ataque por parte de ETA y medios como Diario de Navarra y sus trabajadores se convirtieron en objetivo; así lo acredita el ametrallamiento de su director, Jose Javier Uranga, en 1980, o las cuatro cargas de Goma 2 contra el periódico en noviembre del 82. Pero no fue el único medio, ni la única década en la que esto sucedió. Las portadas de la muestra recogen también el ataque al domicilio del corresponsal de El País con un artefacto explosivo en 1999 o la bomba en la rotativa del extinto periódico El Pensamiento Navarro, en 1970. El diseño con la parte periodística de exposición se inspira en estructuras y materiales relacionados históricamente con la prensa: kioscos, imprentas de hierro, planchas de aluminio…




Entender sus repercusiones en las pequeñas historias personales

El 27 de junio de 1960 un bebe de 20 meses, Begoña Urroz Ibarrola, era asesinada por una bomba del Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación en San Sebastián. Sería la primera víctima del terrorismo de España de las más de 1.300 que se fueron anotando después en esa larga lista. De ellas, 855 son víctimas de ETA y 286 del terrorismo yihadista. Así, ‘El terror a portada. 60 años de terrorismo en España’ recoge atentados de dentro y fuera de país y de un amplio espectro de los grupos terroristas que asesinaron en España. En una enumeración no exhaustiva: GRAPO, FRAP, EPOCA, Terra LLiure, Batallón Vasco Español, Triple A, Exercito Guerrilleiro o MPAIAC.

Paro más allá de cifras y titulares, este relato quiere apelar a la empatía con lo cercano a través de las historias personales, tanto con imágenes familiares de los asesinados, como a través de objetos situados en vitrinas que ubican al espectador en sus vidas. La muestra cuenta con cuatro vitrinas. Las dos primeras albergan objetos cedidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como la maleta bomba que se usó en las instalaciones del polígono de tiro de Bardenas Reales en 1983, armas, explosivos o el video-bomba enviado a la Casa Cuartel de Elizondo.

Las otras dos vitrinas son objetos personales y fotografías cedidas por los familiares de las personas asesinadas, una de ellas específicamente de víctimas de Navarra. Esta última muestra objetos como el jersey del niño Alfredo Aguirre Belascoáin, asesinado en 1985; la foto oficial del agente de la guardia civil Diego Salvá Lezáun (asesinado en 2009 en Calviá, Baleares) o el casco de motorista del delegado de la mutua Asepeyo, Alberto Toca, asesinado en 1982. Con todas estas muestras de vidas cercanas, la exposición trata de poner el foco en la experiencia personal del atentado, desde los mecanismos del miedo y la persecución, al acto en sí, el adiós a las víctimas o las vidas de las familias en la ausencia del ser querido.




El terrorismo en Navarra

La fecha del asesinato de Begoña Urroz fue la elegida por el Congreso de los Diputados para instaurar en 2010 el ‘Día de las Víctimas del Terrorismo’ que se celebra, cada año desde entonces, el 27 de junio. Pero las fechas históricas de la violencia son muchas más. Como material ilustrativo de esta cronología negra en la Comunidad Foral el Diario de Navarra ha prestado más de una veintena de portadas representativas sobre momentos que conmocionaron a la sociedad navarra, la mayoría vinculadas al terrorismo de ETA.

Desde el asesinato del entonces concejal del Ayuntamiento de Pamplona, Tomás Caballero, del que el próximo 6 de mayo se cumplirán 23 años, hasta el asesinato en el año 2000 del militar acuartelado en Aizoáin, Francisco Casanova, las portadas van contando una crónica negra: el coche bomba que en el año 2008 conmocionó la Universidad de Navarra, el asesinato de la repartidora de prensa Maria Cruz Yoldi en 1987, la larga lista de agentes de distintos cuerpos de seguridad asesinados en Navarra por el ejercicio de su profesión, etc..

Tan diversas como las fechas son las ubicaciones del terror: Pamplona, Estella, Leiza, Sangüesa… Las portadas del rotativo también recogen la evolución de los usos y maneras del respaldo social a las víctimas, que no siempre fue público. Así, reflejan desde las capillas decretadas por organismo oficiales hasta las manifestaciones multitudinarias de solidaridad.

Comentar noticia

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.