El Ayuntamiento reforzará la seguridad de las instalaciones del área de Acción Social para evitar agresiones como la sufrida en la Unidad de Barrio del Casco Antiguo

ayuntamiento

Además, acelerará la instalación de cámaras de seguridad coordinadas con los botones del pánico ya existentes en todos los centros

Los servicios del área de Acción Social de Pamplona contarán con personal de seguridad para garantizar el correcto funcionamiento del servicio y evitar agresiones al personal, como la vivida el pasado miércoles en la Unidad de Barrio del Casco Antiguo. El Ayuntamiento de Pamplona, a través del área de Acción Social, se ha comprometido con los trabajadores municipales a incorporar la figura de vigilante de seguridad con la mayor celeridad posible, que puedan dar cobertura en los diferentes servicios del área de acuerdo a las necesidades que se vayan valorando. El objetivo es contratar a varios vigilantes, que puedan dar servicio a las distintas instalaciones del área de Acción Social. Hasta que se disponga de esa figura, Policía Municipal reforzará su presencia en todos estos centros.




Además de esta medida, el Consistorio, que ha mostrado su apoyo y solidaridad con los trabajadores de la Unidad de Barrio del Casco Antiguo, ha anunciado que acelerará la instalación ya prevista de cámaras de seguridad en todas las unidades de barrio coordinadas con el denominado ‘botón del pánico’ con el que ya cuenta, de forma que les conecte directamente con Policía Municipal en el caso de nuevos altercados. Las acciones propuestas desde el área de Acción Social incluyen también medidas de formación para el personal, para manejar situaciones complejas, que puedan suponer una amenaza o riesgo para la seguridad; y se dispondrán espacios con atención psicológica para los equipos que padezcan situaciones con alto impacto emocional, con el objetivo de poder asistirlo.

Con una perspectiva a medio plazo, el Ayuntamiento de Pamplona se ha comprometido a crear una comisión de trabajo con el personal del área y estudiar la implementación de un protocolo para agresiones o situaciones como la vivida en la Unidad de Barrio del Casco Antiguo, así como a dotar a los equipos de recursos que puedan facilitar abordarlas con menos riesgo. Igualmente, se ha acordado que con la mutua encargada de gestionar las bajas médicas del personal municipal el reconocimiento de este tipo de situaciones como accidente laboral.




Todas estas medidas surgen como resultado de la situación sufrida por el personal municipal este pasado miércoles, cuando se produjo una agresión grave por parte de una usuaria de la Unidad de Barrio del Casco Antiguo, que incluso provocó daños en el mobiliario del centro. Ante esa situación, el personal solicitó la presencia de Policía Municipal ante la escalada de violencia, que finalmente arrestó a la usuaria.

Deja un comentario

Tu email no será publicado