El Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra renuevan su compromiso para colaborar en la intervención de las minorías étnicas de La Milagrosa

El convenio, suscrito el año pasado, se ha renovado por un ejercicio más, con un importe de 95.000 euros

El Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra han rubricado una prórroga del convenio que suscribieron en noviembre de 2020 con el fin de colaborar en la puesta en marcha de un programa de intervención social intensivo con familias de etnia gitano-rumana del barrio pamplonés de La Milagrosa. La prórroga, dotada con un presupuesto de 95.000 euros, tendrá una duración de un año.



Mediante este convenio, suscrito por el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y la consejera de Derechos Sociales, Mª Carmen Maeztu, se da continuidad a un programa que comenzó a principios de año de forma piloto, centrado en la atención a familias de origen gitano-rumano en situación de alta exclusividad social. La iniciativa se centró en el barrio de La Milagrosa puesto que es en esta zona de la ciudad donde se concentra el 90% de las unidades familiares de esta etnia y procedencia residentes en Pamplona.

En la renovación del convenio se ha procedido a la ampliación del presupuesto, que pasa de los 85.000 euros acordados en 2020 a los 95.000 euros actuales. De ellos, el Ayuntamiento de Pamplona se ha comprometido a aportar 35.000 euros, 15.000 más que un año antes. Por su parte, el Departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra ha ajustado su aportación a 60.000 euros, frente a los 70.000 euros de 2020.



Desde la Unidad de Barrio

De esta forma, siguiendo con la línea de actuación emprendida, el Ayuntamiento asume la dirección y gestión del programa de intervención, de la mano de la Unidad de Barrio, que se encargada de la selección de las familias participantes. El objetivo de la intervención es facilitar procesos de incorporación social de la población gitano-rumana del barrio. Para ello, se les ofrece un acompañamiento de alta intensidad, en intervenciones individuales y grupales, ofreciéndoles itinerarios personalizados adaptados y adecuados a sus necesidades, en materias como el empleo, la vivienda, la educación o la salud, entre otros. De esta forma, se busca garantizar su inclusión en la sociedad en condiciones de igualdad con el resto de la ciudadanía.

Además, el Ayuntamiento será el encargado de aportar los medios y recursos, tanto personales como materiales, necesarios para el desarrollo del programa, y llevará a cabo una evaluación del mismo para valorar la eficacia de esta iniciativa. En este sentido, el Consistorio contratará personal investigador para la monitorización, sistematización y evaluación del proyecto, al objeto de poder replicarlo en otras zonas si los resultados son buenos.



Por su parte, el Gobierno de Navarra, además de aportar dos tercios de la financiación necesaria, colaborará con el personal técnico del Ayuntamiento en el diseño y desarrollo de la iniciativa.

Con la firma de esta prórroga se ha acordado, además, que las próximas renovaciones del convenio se hagan con carácter anual, y no trimestral como estaba previsto inicialmente, y que pueda prorrogarse por un máximo de cuatro años.

Este programa piloto de intervención socio-comunitaria sigue las directrices del Diagnóstico de la población gitano-rumana 2020 del barrio de La Milagrosa, de la Estrategia para el desarrollo de la población gitana de Navarra (2019-2022) y del Plan Estratégico de Inclusión de Navarra (2018-2021). En todos ellos se hace hincapié en la importancia de acceder a recursos, programas y apoyos profesionales para mejorar sus condiciones de vida, más allá de la cobertura económica de las necesidades básicas que se obtiene a través de prestaciones.

Comentar noticia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.