El Ayuntamiento de Pamplona celebra la Navidad con las personas que residen en los apartamentos municipales

comida navidad tutelados

Es un recurso para quienes tienen autonomía y presentan dificultades graves de vivienda en el que viven 151 personas

La alcaldesa de Pamplona, Cristina Ibarrola y otros miembros de la Corporación Municipal han compartido hoy la comida de Navidad de las personas que residen en los apartamentos municipales. En la actualidad hay 143 apartamentos en los que viven 151 personas. En el encuentro, celebrado en el Café Iruña, han participado, junto a una docena de miembros de la corporación y cuatro profesionales técnicos municipales, un total de 53 personas residentes, que han recibido como detalle una felicitación navideña de la alcaldesa y del concejal delegado de Servicios Sociales, Raúl Armendáriz, realizado por tajo de Encuadernación de Empleo Social. Ese mismo personal ha realizado el diseño de la postal navideña y en la decoración del menú. Además, todas las personas residentes en los apartamentos han recibido una manta del sofá, diseñada y realizada por personal del tajo de costura del programa.



Este encuentro se organiza en fechas navideñas, un momento en el que la existencia o no de vínculos familiares tiene peso emocional. Gran parte de las personas residentes en los apartamentos carecen de relaciones familiares fuertes, por diversas circunstancias: pérdida de seres queridos, desavenencias, residir en países lejanos… Esto a veces provoca un sentimiento de soledad no deseada, más patente en estas fechas. La comida es un momento de encuentro entre personas residentes para ampliar sus relaciones interpersonales y disminuir su posible aislamiento.

Los apartamentos municipales para mayores tienen como objetivo favorecer el mantenimiento de una vida autónoma en las personas mayores válidas. Es un recurso que permite que se mantengan en un entorno similar a su vivienda habitual evitando el deterioro que la precariedad en la vivienda origina a las personas y garantizando, además, una mejora en su calidad de vida al dotarles de una vivienda con el equipamiento básico y adecuado a sus necesidades. Al mismo tiempo, fomenta el desarrollo de actividades en un entorno social como forma de prevención del aislamiento.



San Juan, Rochapea, Casco Antiguo, Iturrama y Milagrosa

Los apartamentos municipales están destinados a personas mayores de 65 años autónomas, con capacidad para valerse por sí mismas, y que no tienen vivienda o presentan graves dificultades para seguir residiendo en su domicilio habitual; por ejemplo, por deficiencias de habitabilidad, por barreras arquitectónicas o por desahucio. Pueden utilizarse de manera individual o en pareja y disponen de unos servicios mínimos comunes de uso voluntario.

El Ayuntamiento de Pamplona puso en marcha el primer grupo de apartamentos en 1986, Txoko-Berri, en el barrio de San Juan, que cuenta con 36 apartamentos. A finales de 2001, se creó un nuevo edificio en la Rochapea con 32 viviendas. La oferta se amplió en noviembre de 2005 con la inauguración de 42 apartamentos en Iturrama y en 2008, las 9 viviendas del Casco Antiguo. Por último, en 2012 se construyó en Milagrosa un edificio de 25 apartamentos.

Todos ellos se han ido ubicando en zonas con servicios accesibles como transporte público, centros de salud, comercios o zonas de esparcimiento. De esta forma, se facilita a las personas que ahí viven el que mantengan las relaciones sociales y puedan desarrollar las diferentes actividades cotidianas de una manera autónoma.



Cómo acceder a un apartamento municipal

Para acceder a un apartamento municipal debe realizarse una solicitud a través de la unidad de barrio que corresponda a la persona solicitante. Las personas beneficiarias de este recurso municipal pueden ser individuales o unidades familiares (parejas, hermanos u otros familiares) que formen una unidad convivencial. La documentación presentada es valorada por personal técnico del Área de Servicios Sociales, Deporte y Salud, de acuerdo a los criterios establecidos en la normativa que rige los apartamentos municipales. Por ejemplo, se valora el tiempo de empadronamiento en Pamplona, el contexto socio-familiar y de convivencia, la situación económica, el estado de la vivienda y la edad. Con los puntos obtenidos se otorga un puesto en la lista de espera.

Cuando un apartamento queda libre se inicia el proceso de adjudicación a la persona que tiene la puntuación más elevada. La asignación es individual y se mantiene mientras la persona es autónoma para la realización de las diferentes actividades de la vida diaria. Cada persona usuaria de los apartamentos paga una tasa que se calcula en función de su capacidad económica según la norma reguladora de precios públicos de este servicio municipal. Asimismo, se establecen las normas de convivencia y funcionamiento que cada persona usuaria se compromete a respetar antes de acceder al recurso.

Deja un comentario

Tu email no será publicado