pt-image
logo
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat. Ut wisi enim ad

Discover Places

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh
Image Alt

Pamplona

Plaza del Castillo

La Plaza del Castillo es una plaza situada en el centro de Pamplona. En ella tienen lugar los principales acontecimientos de dicha ciudad y está considerada como “el cuarto de estar” de los pamploneses.

También llamada durante un período Plaza de la Constitución, su nombre actual ha sido siempre más conocido y tiene historia.

El primer castillo, fue mandado construir en el centro de la plaza, por el rey Luis el Hutin, entre 1308 y 1311.

Cuando se reconstruyeron las murallas, para rodear toda la ciudad, este castillo quedaba demasiado dentro de la ciudad, y Fernando el Católico, manda levantar en 1513, utilizándose las piedras del Viejo castillo, desaparecido hacia 1540.

Finalmente, hacia 1590, con la Ciudadela ya en construcción avanzada, se tiró este último castillo.

La plaza ya estaba delimitada por tres de sus lados, menos el lado sur, en el cual, las carmelitas descalzas, construyeron un monasterio que cerró la plaza. Las obras acabaron hacia 1600.

Fue coso taurino desde el s. XVII hasta 1843. La plaza es fruto de construcciones de distintas épocas, por lo que puede apreciarse la gran variedad de estilos, siendo una plaza muy variopinta, y de gran solera.

A finales del XVIII, la plaza, fue decorada con una hermosa fuente de Luis Paret a la Abundancia, popularmente llamada la MariBlanca, que fue derribada en 1910, conservándose solo la estatua.

En 1836, las Carmelitas Descalzas, se vieron obligadas, a abandonar el convento, con la Desamortización de Mendizábal.

Aquí se construirían el Palacio de la Diputación, el antiguo Crédito Navarro, y el Teatro Principal, todos de estilo neoclásico.

En 1859, se instauró el Hotel La Perla, todavía presente en un rincón de la plaza, y el más antiguo de Navarra.

Entre 1880 y 1895, se instauraron el Casino Principal, y Café Iruña, con un aire romántico de fin de siglo, que aún conservan.

Otros muchos cafés proliferaron en esta época.

Por esta plaza pasaba el Irati en 1911.

Con la construcción del Segundo Ensanche, el Teatro Principal, tuvo que retroceder, para abrir paso a la gran apertura de la ciudad, en 1931.

En 1943, se colocó el famoso y querido quiosco de música.

Recientemente se ha rehabilitado la “belena del Iruña”, una callajuela larga y estrecha sin salida, hasta ahora residual y utilizada en otros tiempos para acceder a los locales que daban a calles más importantes.